jueves, 23 de septiembre de 2010

CANELAS CANELAS, Julio César

Identifica a tus antepasados. Envíanos biografías u hojas de vida y fotografías de ellos para incluirlos en el blog!

CANELAS CANELAS, Julio César
1898-

Fortaleció el linaje periodístico de la familia Canelas acompañando a sus hermanos Demetrio y Carlos en diversos medios y en la arena política.
Julio César Canelas Canelas nació en Cochabamba un 14 de noviembre y murió en Cochabamba a poco menos de un siglo de vida fecunda. Hizo estudios de primaria en el Instituto Americano y de secundaria en el Colegio Nacional Sucre. Desde muy joven escribió poesía y ganó premios literarios estudiantiles. Prestó el servicio militar en el Regimiento Ballivián, de La Paz. Se casó con doña Elsa Saenz de la Oliva. Sus hijos fueron Jorge y Fernando Canelas Saenz. Jorge heredó la calidad y la línea periodística de la familia y fue director del matutino La Razón y del Semanario Pulso, que fundó.
Demetrio, Julio César y Carlos fueron los hermanos mayores de la familia Canelas y juntos desarrollaron el oficio periodístico y editorial. Vivieron entre Cochabamba, Oruro y La Paz.
Don Julio César hizo sus primeras armas en La Patria, fundada por Demetrio Canelas el 19 de marzo de 1919; en ese medio fue, sucesivamente, corrector de pruebas, redactor de noticias sociales, reportero, redactor y Director entre 1922 y 1937 en períodos interrumpidos por sus actividades empresariales y los continuos exilios, deportaciones y compromisos que le deparó su activa vida política. Dirigió asimismo El Republicano, de Cochabamba; La Patria, de Cochabamba; El Diario, de La Paz entre enero y julio de 1946. Fue el primer Director de Los Tiempos, luego subdirector y nuevamente director, alternando con don Demetrio, en los períodos en que éste fue Diputado y Ministro de Estado.
Julio César Canelas dirigió, en suma, seis diarios en Cochabamba, Oruro y La Paz, e hizo incluso una edición de La Patria en Antofagasta, Chile, cuando fue desterrado junto a otros periodistas y obreros de ese diario.
Fue diputado, ministro, embajador y agudo comentarista político. Según Ángel Torres, fue un arquetipo del periodista de la prensa brava y política.
El 21 julio de 1946 se encontraba preso en el Panóptico Nacional por cuestiones políticas y con serio riesgo de su vida. El mismo día que colgaron al Presidente Villarroel, Julio César Canelas fue liberado y sacado en hombros hacia la plaza Sucre. A punto de retornar a Cochabamba, el sucesor en la Presidencia, Dr. Tomás Monje Gutiérrez, lo nombró Ministro de Defensa. A su probidad y espíritu humanitario se debe la suspensión inmediata de los rigores a que eran sometidos los presos políticos en el Panóptico, según testimonia el Cnl. Francisco Barrero en su libro sobre la Logia Radepa.
Como sus hermanos, Julio César Canelas fue hombre de principios. Antes de que se fundara Los Tiempos, vivió en primera línea las vicisitudes del periodismo en una época en que la prensa servía para subir y bajar gobiernos y correr la suerte de ellos. Por entonces, el contenido fundamental de la prensa eran las notas políticas, los brulotes, los sueltos, los libelos infamatorios y las polémicas. Eran frecuentes los lances de honor a primera sangre entre directores de diarios opositores, dignatarios de Estado y jefes de policía, que recurrían a la censura, el empastelamiento de las ediciones y la clausura de los diarios opositores con la consabida confiscación de los talleres de impresión. Años de beligerancia, censura, presiones, cargas explosivas, golpizas anónimas, detenciones, confinamientos, destierros, que agitaron la vida de este patricio tan importante en su quehacer periodístico como sus hermanos.
Por entonces el periodista se formaba en el mismo diario, primero como corrector de pruebas, aprendiz del oficio como en cualquier taller, pues no había periodistas de escuela o de facultad. Don Julio César alternaba sus estudios de Derecho con el oficio de periodista autodidacta, para llegar a las cimas de esta noble profesión.
Julio César Canelas irrumpió en la vida política y periodística en las postrimerías de los 20 años de régimen liberal, que fue sustituido en el poder por el Partido Republicano, fundado en Oruro el 3 de enero de 1914 por Daniel Salamanca y Demetrio Canelas, entre otras personalidades. Su primera tribuna fue La Patria, de Oruro, fundada en 1919 para enarbolar la reivindicación marítima contra el practicismo del régimen liberal que precipitó la firma del Tratado de 1904 con Chile y reprimió duramente a sus críticos y opositores.
El 12 de julio de 1920 en que fue derrocado el Dr. José Gutiérrez Guerra, último gobernante del Partido Liberal, Demetrio Canelas fue uno de los triunviros del nuevo gobierno junto a Bautista Saavedra, que a la postre fue Presidente. Saavedra repitió los errores de los liberales al ejercer la violencia contra sus críticos, entre ellos, Julio César Canelas. El republicanismo se fraccionó y en 1922 el Presidente Saavedra clausuró diarios en Oruro, La Paz, Cochabamba y Potosí, entre ellos, La Patria; al mismo tiempo que puso en prisión a directores y redactores y les siguió procesos por el delito de subversión. Julio César, junto a cuatro redactores y cuatro trabajadores manuales fueron deportados a Antofagasta luego de la clausura del diario orureño de la familia Canelas.
De retorno a Cochabamba, dirigió El Republicano, órgano opositor. Fue célebre la broma de Inocentes que hizo al dar cuenta de la dimisión del Presidente en página interior, como un despacho desde La Paz. La Fiscalía lo procesó y fue desterrado por segunda vez.
Fue elegido diputado por la provincia Abaroa en 1932, a instancias de Daniel Salamanca. Éste envió a su sobrino Augusto con la misión. De inicio, Julio César no aceptó la candidatura porque prefería ejercer el oficio de periodista, pero cedió cuando Daniel Salamanca le replicó que él tampoco quería ser Presidente. En una muestra del pundonor y la honestidad de la prensa de entonces, don Julio César cerró el diario La Patria para ser candidato y tuvo que prestarse dinero para costear su campaña.
En 1940 fue nuevamente diputado en cuatro legislaturas sucesivas. Dos años después ocurrió la masacre de Catavi, en diciembre de 1942, cuyo costo político para el Presidente Peñaranda fue el golpe de estado de diciembre de 1943 por el cual fue depuesto. Entretanto nació este diario, su primer director fue Julio César Canelas y su primer gerente, don Carlos Canelas; el escritor Jesús Lara fue jefe de redacción. Tres meses y cuatro días después ascendía al gobierno el My. Gualberto Villarroel. Las críticas al gobierno Radepa-MNR desencadenaron represalias oficialistas y amagos de lances de honor. En julio 1945, junto al subdirector, Juan Antonio Barrenechea, Julio César fue detenido y trasladado en avión a la isla de Coati, de donde fue confinado a Sorata.
Su agitada vida periodística se resintió con el asalto y destrucción de Los Tiempos en noviembre de 1953; restituidas sus ediciones, don Julio César mantuvo la columna Mirador, que mostró su talento periodístico como analista político.
Demetrio Canelas no pudo asistir a la vindicación y reapertura del diario que fundó, pero Julio César pudo secundar la obra de su hermano, don Carlos Canelas, y acompañarlo con colaboraciones periodísticas y consejos hasta su muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada