viernes, 24 de septiembre de 2010

BLANCO FERRUFINO, Cleómedes

Identifica a tus antepasados. Envíanos biografías u hojas de vida y fotografías de ellos para incluirlos en el blog!

BLANCO FERRUFINO, Cleómedes
1828-1893

Nació un 25 de abril y murió un 12 de junio. Hijo del Presidente Gral. Pedro Blanco Soto, héroe de Junín y Ayacucho, y de Ana Ferrufino, hija de Ignacio Ferrufino, mártir de la independencia. El asesinato de su padre determinó el curso de su niñez sin recursos, al igual que la de su hermano Federico, pues la madre no se bastaba para sostener la familia, que se trasladó a La Paz hasta 1841. Un año después inició la secundaria en el Colegio Nacional Sucre, y en principio él y su hermano no pudieron continuarlos y se emplearon como aprendices de carpintería. Así los vio el Dr. Lucas Mendoza de la Tapia, Rector del colegio, y pagó las pensiones que debían con sus sueldos devengados en el Tesoro de Instrucción. Con todo, Cleómedes trabajó de dependiente en la Botica de un señor Borda en 1847 y luego en un negocio análogo de Amadeo Morant. En 1849 tuvo otro protector en Braulio Quevedo, nuevo Rector del Colegio Sucre, quien auspició su traslado a Lima en 1851 para estudiar Medicina; poco antes recibió el título de Farmacéutico bajo el gobierno de Belzu. El primero de septiembre de 1859 recibió el título de Doctor en Medicina con una tesis sobre las causas de la tisis tuberculosa y se incorporó a la Sociedad Médica de Lima; luego fue médico suplente en el Hospital de San Andrés y médico auxiliar del Hospital de Santa Ana, ambos de dicha capital. En 1863 fue director de la Escuela de Medicina, de la Universidad de Lima. En 1866, cuando la invasión española al puerto del Callao, trabajó como médico de campaña; por esta actitud, el Congreso peruano le concedió el título de Benemérito de la Patria en grado heroico y la medalla consiguiente, por decreto de los Presidentes peruanos Mariano I. Prado y José Balta.
Poco antes de retornar a Bolivia fue profesor de Medicina en la Universidad de Arequipa y médico en el Hospital de dicha ciudad. A su retorno en 1868, se casó con Edelmira Galindo, hija del Gral. León Galindo, héroe del Ejército Libertador. Bajo la Presidencia de Agustín Morales fue profesor de la Facultad de Medicina y Médico Titular, además de Consejero ordinario de la Universidad y médico del Hospital. Fue elegido munícipe en 1875 y ocupó la Presidencia del Concejo, por lo cual renunció a sus haberes de médico, que fueron utilizados en la ornamentación de la Plaza 14 de Septiembre, para rehabilitar las cañerías de agua a las plazas de San Antonio y San Sebastián, y para la construcción de nichos en el Cementerio. Encomendó a ciudadanos notables el estudio sobre provisión de fondos mediante la emisión de bonos municipales, construcción de fuentes públicas, desecación de suelos y construcción de la carretera a Oruro, entre ellos a José María Santiváñez, Juan Crisóstomo Carrillo, Gil de Gumucio, Francisco Santiváñez, Luis M. Guzmán, Facundo Quiroga y Federico Ordóñez.
Cuando el golpe de Estado del Gral. Hilarión Daza, Cleómedes Blanco fue celoso defensor de los fueros, inmunidades y rentas municipales, las cuales debían ser autónomas y libres de toda intervención; pero la dictadura de Daza restringió las atribuciones de los Concejos y dio a los Prefectos la Presidencia de los municipios. Entretanto Blanco fue reelegido Presidente del Concejo en 1877, y como opusiera razones prudentes a las medidas del Ejecutivo fue amenazado él y los concejales de ser enjuiciados por la vía criminal, recursos que antes usó Melgarejo para suprimir las municipalidades en 1865. A continuación el Ministro de Hacienda autorizó un empréstito de 20.000 bolivianos del Tesoro Municipal destinado al Ministro de la guerra, General Villegas, jefe de la expedición para debelar el levantamiento de Andrés Ibáñez, en Santa Cruz; como el Concejo se opusiera a dar el empréstito y el gobierno de Daza amenazara con la fuerza, en sesión del 16 de febrero de 1877 el cuerpo legislador del Municipio se disolvió y publicó un Manifiesto. Cleómedes Blanco mandó distribuir los dineros existentes en caja entre algunos munícipes, con órdenes de pago correctas y con el encargo reservado de conservar esos fondos hasta que se restituyera la autoridad municipal. A la caída de Daza, el Poder Judicial absolvió de toda responsabilidad a Blanco y sus munícipes, quienes lo reeligieron Presidente, y como tal recibió en devolución todos los fondos custodiados en reserva durante cinco meses de suspensión del Concejo. Con esa actitud, Blanco se mostró partidario del federalismo proclamado por el Dr. Lucas Mendoza de la Tapia, que se basaba en el poder municipal independiente y la descentralización fiscal, sin tutela administrativa del gobierno central. Blanco fue reelegido munícipe varias veces, pero se retiró a la vida privada por su delicado estado de salud.
Sus convicciones federalistas lo llevaron a apoyar la candidatura del Dr. Belisario Salinas a la Presidencia, pero a poco estalló la guerra del Pacífico y Blanco fue miembro del Comité de guerra y primer Jefe de la Primera Columna de Guardia Nacional.
Pasada la guerra, el gobierno del Gral. Narciso Campero lo designó Prefecto de Cochabamba en 1881, que ejerció hasta 1884 pese al quebranto de su salud, pues seguía ejerciendo como médico del Hospital y cedía sus sueldos a beneficio de la Escuela Nocturna de Artesanos. A su retiro, el Colegio Nacional Sucre lo distinguió por su contribución a la educación pública y a la extensión de los estudios de ciencias físicas. Ya en la vida privada, fue cirujano mayor del Hospital Viedma, profesor de la Escuela de Obstetricia y catedrático de Medicina. Fue un filántropo en el ejercicio de su noble profesión y en la capacitación de jóvenes matronas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada