viernes, 24 de septiembre de 2010

ANAYA ARZE, Rafael

Identifica a tus antepasados. Envíanos biografías u hojas de vida y fotografías de ellos para incluirlos en el blog!

ANAYA ARZE, Rafael
1915-1997

Decir que fue maestro normalista, profesor de música y gran cultor del quechua no agota la recia personalidad de Rafael Anaya Arze, quien fue director de la Academia de Música Man Cesped (1954-1955) y director fundador del Instituto Eduardo Laredo (1971), y colaboró estrechamente en la consolidación de este proyecto pedagógico. Como Presidente de la Fundación Simón I. Patiño, defendió la Granja Pairumani de la amenaza de ocupación por los campesinos de la zona; Nivardo Paz destacó esta actitud y la colaboración de Juan Lechín y Ñuflo Chávez para salvar esta prestigiosa institución.
Era musicólogo y lingüista. Se había formado en la Escuela Normal de Sucre-Sección Primaria y Sección Musical, en el Instituto de Lenguas de la Universidad de San Francisco Xavier y en el Instituto de Fonética de la Universidad de París (1947). Hizo sus primeras letras en la Escuela Juan Crisóstomo Carrillo y el bachillerato en los colegios Sucre y Junín, de Cochabamba. Fue miembro de la Sociedad Filarmónica de Sucre y socio fundador de la Filarmónica de Cochabamba, así como del Instituto Boliviano de Lingüística (La Paz y Cochabamba); Vicepresidente y luego Presidente de la Fundación Universitaria Simón I. Patiño (1971-1988), y luego Presidente Honorario de dicha institución a partir de 1989. Representó a Bolivia en el Primer Seminario de Educación, Sévres, París, por UNESCO (1947), Jefe de la Sección Musical, profesor de solfeo, dictado musical y armonía de la Escuela Normal de Sucre y docente en varios colegios de educación primaria y secundaria. En 1946 ganó por examen de competencia el cargo de Bibliotecario de la Universidad San Francisco Xavier; el mismo año obtuvo el primer premio en el Gran Concurso de Música Popular Boliviana convocado por la UMSS. En 1967 obtuvo medalla de oro en el Festival de Salta por la cueca “Nuestro Continente”. Participó en importantes seminarios de Lingüística, Educación Musical, de Academias de Música, Conferencia Nacional de Etnomusicólogos y Presidente de la Comisión de Cultura en el Seminario “Crisis, Cambio y Desarrollo: Vocación y destino de Cochabamba. A él se debió la organización del Primer Concurso Interprovincial del Charango en Cochabamba. (1971). Descubrió talentos en la Academia Man Cesped y el Instituto Eduardo Laredo, como la vez que habló con el padre del pianista Walter Ponce, el Dr. Walter Ponce Montán, y le dijo: “Salva el talento de tu hijo. Llévalo afuera como lo hizo Eduardo Laredo con Jaime”.
La UNESCO lo distinguió por su colaboración en el Seminario de Sévrres; en 1968 recibió la Lira de Oro por la Sociedad Filarmónica de Cochabamba; y el Premio al mérito artístico musical Teófilo Vargas, otorgado por la Alcaldía de Cochabamba (1992). En 1993 recibió una medalla de oro como reconocimiento a su labor de Presidente de la Fundación Simón I. Patiño, impuesta por el ex Presidente de Pro-Bolivia, Lic. Fritz Honeger.
OBRA.- “Ensayo sobre fonética y Fonología del Quichua”; “Causas de la salinización del Valle Central de Cochabamba. Soluciones”. Conferencias: “El Himno Nacional: injerto que no se prende”; “La Radiodifusión y su influencia educativa”; “Educación del Lenguaje”; “Porvenir del Castellano en el área quichua de Bolivia; “La alfabetización solamente es posible cuando se emplea la lengua en que se piensa, siente y actúa alfabetizando”; “Bases para una reforma educativa en Bolivia”; “El lenguaje y la música” y otras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada