viernes, 24 de julio de 2015

CON CECILIA SOLIZ



ENTREVISTA CON CECILIA SOLIZ                     
Durante la intervención del rector Juan Vera Antezana, el canal estuvo a cargo de Lessin Méndez, que al parecer lo manejaba desde el sauna, a donde iba con frecuencia antes de ser promovido a diplomático a México. El manejo político del canal había cambiado de signo, porque estaba lleno de paramilitares de extrema derecha, como que restablecida la democracia y la autonomía universitaria, se encontró un cassette U-Matic donde el rector Vera Antezana era condecorado con la medalla que usa el rector autonomista, y de inmediato se hizo un spot para que el rector intervencionista devolviera dicha medalla a la Universidad autónoma.
Luego de un interinato del administrador, Gonzalo Landaeta, se hizo cargo de la dirección Grover Arzabe, actualmente en la Facultad de Medicina, Cecilia Solíz, Carlos Krings, Jorge Luis Flores, Gustavo Rodríguez Ostria y hoy el que fue jefe de la Carrera de Comunicación, Lic. Gunnar Zapata.
Entrevistamos a la Lic. Cecilia Soliz, quien estudió comunicación en la Universidad Latinoamericana, de México DF, y contribuyó al diseño de la curricula de nuestra carrera de Comunicación. Con esos méritos se hizo cargo de la dirección, pero en su entrevista recordó que el canal venía arrastrando una crisis institucional y profesional que lo sumia en condiciones lamentables, según expresión de Solíz. Lo que había tenido equipos de filmación y realización y un gran escenario para eventos importantes, puesto que tenía vida, se había convertido en depósito de trastes con un espacio reducido de 2x2 metros que se usaba en el set para emitir los pocos programas que producía el canal, entre ellos el Informativo Universitario, porque se hizo corriente vender espacios, como que el informativo, que es la médula espinal de un canal, había sido terciarizado ya como una década a una empresa que compraba espacio y emitía. Televisión Universitaria se volvió un canal emisor que no producía nada porque no había la fuerza de los primeros años y había desaparecido la coyuntura de defensa de la democracia y la mística de entonces. Por otra parte, según Cecilia Soliz, el canal se veía afectado por la formación empírica y autodidacta en producción, manejo técnico, camarografía y realización.
Por entonces el canal recibió un equipo de transmisión que daba amplia cobertura y había significado una inversión enorme, pero el canal no tenia qué transmitir.
Con esas limitaciones, Solíz inició su proyecto visitando las unidades facultativas y de investigación, así como los proyectos que componen la UMSS para explicar la importancia de contar con un canal de emisión que debía ser la ventana de la universidad pública hacia la comunidad.
Para mí esto era inaudito, con toda la producción intelectual de nuestra Universidad, pero también con su mayor palestra inutilizada. Entonces mi proyecto tuvo dos componentes: 1) No podíamos producir porque no contábamos con equipos ni con profesionales; y 2) Debíamos transmitir a las unidades de la U la importancia y el uso que podían dar al canal. Lo segundo se realizó en reuniones con decanos, directores y proyectos que contaban con financiamiento internacional, para explicar que no sólo teníamos falta de recursos humanos, técnicos y financieros sino que necesitábamos fondos para que dichas unidades hicieron uso del canal.
La gestión de Solíz se impuso la tarea de difundir las posibilidades de emisión del canal por un año, debido a que era muy difícil ligar la actualidad de entonces con experiencias pasadas y volver a poner en el imaginario de los universitarios estudiantes y docentes la importancia del canal. Fue una gestión complicada pero, en retrospectiva, Solíz juzga que fue bastante saludable, pues terminada su gestión hace unos diez o doce años, continúan algunos programas de entonces. Si había producción precaria, una vinculación estricta con la Universidad podía traducirse en la emisión de programas importantes. De ahí las entrevistas hechas por personal del Centro de Estudios Sociales Universitarios (CESU), que era manejado por profesionales de esa repartición en la definición de contenidos e invitados, con apoyo técnico del canal. Solíz ve con satisfacción que esos programas se han matenido.
Asimismo relieva en su gestión que, siendo docente de la carrera de Comunicación, ésta no tenía ligazón alguna con el canal; pero al asumir la dirección, dice que le pareció de vital importancia vincularlos, cosa que hasta entonces no se permitía.
Los anteriores directores no estaban muy vinculados con la carrera, que era nueva; yo participé en el diseño de la curricula y conocía el tema, así como las limitaciones de equipamiento, de suerte que debía haber complementación entre lo poco que ofrecía el canal con los nuevos talentos y recursos técnicos de la carrera. De ese modo conseguí que se habilitara cuatro auxiliaturías de docencia para el canal, de modo que cada año, cuatro nuevos estudiantes pudieran tener espacio en el canal universitario, lo cual implicaba mínimo reconocimiento económico por medio tiempo de trabajo. Esto fue muy reconfortante para mí, porque veía a estudiantes en formación, con un talento enorme, que le daban una nueva dinámica al canal. Pero cuando las instituciones trascienden su monotonía, se crean sitios oscuros en la administración, y así tuve que enfrentarme a sectores reacios al cambio, pues al llevar a los estudiantes al canal se produjo una crisis feroz que me hacía frente cuando yo opinaba lo contrario. Algunos de los trabajadores opusieron una pared absoluta y una resistencia desmedida al cambio. Las pugnas internas se convirtieron en la médula del canal, y había que tener cintura política para manejar los conflictos internos, cosa que demandaba la mayor cantidad del tiempo que debía ser asignado a la producción. Así se creó un quiebre entre el trabajador sindicalizado y los nuevos estudiantes, porque los primeros creían que iban a perder sus puestos de trabajo.
Solíz recuerda que de esa época quedó Jhoanna Mariel Pérez Paz, que conduce el Informativo Central del Canal, así como muy buenos productores de programas que duraron dos años y renovaron incluso el lenguaje televisivo; programas que tuvieron alguna repercusión y productores que todavía veo en otros medios y que ganan premios; pero la falta de soporte económico conspiró con su continuidad porque en esas condiciones es muy difícil sostener un programa.
En resumen, Cecilia Solíz destaca esos dos atributos de su gestión: vincular el canal a la UMSS, y a la carrera de Comunicación con el canal.
Otro factor adverso fue la aparición y desarrollo de la televisión privada en nuestra ciudad. Era el año 2002 y el canal universitario sintió el impacto de dicha arremetida, porque los privados ponían presupuesto a sus producciones y acaparaban la publicidad. El canal universitario tenía que reencontrarse, puesto que se prohibía la contratación de publicidad. Con una subvención adecuada el canal podía cumplir su cometido, pero sin ella era muy difícil limitarse al presupuesto que asignaba la UMSS, que cubría sólo los sueldos de los trabajadores mas una caja chica de alrededor de Bs. 4.000, que estaba en permanente trámite y discusión. “Una pobreza desoladora”, resume Solíz, pues no había apoyo a la producción ni buenos programas, y tampoco publicidad, porque, aun con autorización de la U,  los clientes buscan los mejores programas de la TV privada para acomodar su publicidad.
Otro elemento que Solíz rescata es el proyecto de consolidar un sistema de televisión nacional, que demandó varias reuniones de los directores de los canales universitarios en el país. La televisión privada funcionaba con redes nacionales, lo cual tornaba difícil sostener un canal regional. Por entonces estuvo como administrador Raúl Mallón, economista, quien había trabajado antes en la banca.
Otro logro, a juicio de Solíz, fue recuperar el informativo central, que dirigía el periodista José Nogales Nogales, a quien la ex directora dice estimar y admirar. Luego de muchos años se logró recuperar ese espacio. Nogales Nogales dirigió el informativo alrededor de una década.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada